A 93 años del asesinato de Armando Zuloaga, un símbolo de coraje – Por Luis Carvajal

Compartir

Del bachiller mártir Armando Zuloaga Blanco conocemos su arrojo de lucha por desmontar la tiranía del caudillo Juan Vicente Gómez. Era un joven político, acucioso de familia caraqueña. Sus padres, Carlos Zuloaga Tovar -comerciante- y Josefina Blanco y Blanco. Su abuelo materno era el escritor Eduardo Blanco. Por cierto, fue el tío abuelo de la líder de Vente Venezuela, María Corina Machado.

Recibió su educación primaria en el colegio Francés de Caracas, la secundaria en el liceo Luis Ezpelosín. En 1923, ingresó a la Facultad de Derecho de la Universidad Central de Venezuela. En febrero de 1928, formó parte de la directiva de la Federación de Estudiantes de Venezuela y participó activamente en la organización de las jornadas con motivo de la Semana del Estudiante. Su actuación en ellas le mereció un breve encarcelamiento en el castillo Libertador de Puerto Cabello. Participó, asimismo, en el movimiento armado del 7 de abril de 1928.

Perseguido por la policía, logró burlar el cerco y escapar a Francia (mayo 1928) y se alistó en la Expedición del Falke el 29 de julio de 1929, bajo el mando del general Román Delgado Chalbaud. Durante el enfrentamiento con las tropas del gobierno, al desembarcar en las costas de Cumaná (11 agosto), Zuloaga Blanco es mortalmente herido a pocos metros del puente del río Manzanares. Su figura y su muerte han sido tomadas como símbolos de la lucha de las nuevas generaciones contra el gobierno de Juan Vicente Gómez.

Para la historiografía venezolana fue la primera víctima mortal de la Generación del 28, grupo de estudiantes universitarios venezolanos que durante el carnaval Caraqueño de 1928 aprovecharon el momento y organizaron un movimiento contra el gobierno del general Juan Vicente Gómez (1857- 1935).

READ  Vídeo...¿Es el “virus chino” es un instrumento de supresión y de dominación de la agenda 2030?

Es oportuno aclarar que el joven Zuloaga estaba a punto de contraer nupcias con su novia cubana y optó por luchar contra la tiranía, viajando a Francia, a donde llegó el 5 de julio de 1928 y se colocó a las órdenes del general merideño Román Delgado Chalbaud (1882-1929), uniéndose a un grupo de venezolanos descontentos con el gomecismo. Luego zarparon hacia Venezuela.

El joven caraqueño murió en la “Calle Larga de Cumaná”, durante la invasión del Falke, movimiento en contra de la tiranía de Juan Vicente Gómez, el 11 de agosto de 1929.

Para el escritor Luis Cubillán Fonseca, Zuloaga Blanco es un símbolo para la juventud venezolana, democrática y valiente, y será ejemplo eterno. Un joven que abandonó hasta el amor de su bella novia por entregarse a una aventura que le daría la libertad a los miles de venezolanos que padecían las violaciones del tirano Gómez.

Es una tara asquerosa que aún padece Venezuela, y que será vencida.

El periódico cubano le otorgó después de muerto el título de “General”, y de verdad fue “General de la juventud venezolana”, guardiana de la Libertad de Venezuela cuando las llamadas Fuerzas Armadas se corrompen y mantienen en el poder a la escoria venezolana.