Rusia atacó con un misil a un centro comercial lleno de civiles en Ucrania y deja al menos 11 muertos

Compartir

El gobernador de la provincia de Poltava, en el centro del país, confirma más de 50 de heridos

Rusia ha vuelto a mostrar la ferocidad con la que conduce la guerra en Ucrania. Las autoridades de Kiev han denunciado este lunes un ataque con misiles contra un centro comercial lleno de personas en la ciudad de Kremenchuk, en el centro del país. “El centro comercial está en llamas. Los bomberos tratan de extinguir el incendio. La cantidad de víctimas es imposible de imaginar”, ha escrito el presidente ucranio, Volodímir Zelenski, en su cuenta de Telegram. Dmitri Lunin, gobernador de la provincia de Poltava, donde se ha producido el ataque, ha confirmado al menos 11 muertos y más de 50 heridos.

“Estaba en casa lavando los platos cuando oí una explosión tremenda. Fue todo muy rápido. Salí corriendo para tranquilizar a mi perra, que estaba muy nerviosa con el ruido”, asegura a EL PAÍS Catarina Jolod, cuya casa está a unos 10 minutos andando del centro comercial atacado. “Llamé a mi madre y no me pudo responder. Todos estamos muy nerviosos y atemorizados”, añade esta estudiante que está ahora de vacaciones en Kremenchuk, donde vive su familia. Jolod explica que el establecimiento atacado está en el centro de la ciudad, muy cerca de la estación de trenes. Y muestra su sorpresa por lo sucedido, ya que este es el primer ataque que sufre su ciudad desde que las tropas de Vladímir Putin comenzaron la invasión de Ucrania el 24 de febrero.

Las imágenes muestran una columna de humo con llamas que los bomberos tratan de sofocar, mientras que varias personas corren alrededor del establecimiento atacado. “Los ocupantes dispararon cohetes contra el centro comercial, donde había más de 1.000 civiles”, ha añadido Zelenski en su mensaje de Telegram. En un vídeo, se ve a un hombre hablando por teléfono que dice: “Había gente dentro del edificio. Las paredes están empezando a caer”.

A la lista de los horrores ocurridos en esta guerra —como las matanzas de Bucha e Irpin— podría sumársele pronto el nombre de Kremenchuk. Aunque las autoridades informaron al principio de 2 muertos y luego los elevaron a 10, la cifra puede aumentar en las próximas horas. Yuri Ignat, portavoz del comando de la Fuerza Aérea, aseguró al medio Ukrayinska Pravda que Rusia había atacado Kremenchuk con un misil X-22 disparado desde un bombardero de largo alcance Tu-22M3 situado en la ciudad rusa de Kursk. En ese momento se hablaba de 20 heridos, 9 de ellos en estado grave. Ya se había confirmado que dos personas habían fallecido. “La operación de rescate está en marcha”, añadía el subjefe de Estado Mayor Kirilo Timoshenko.

“Rusia continúa trasladando su impotencia a los ciudadanos comunes. Es inútil esperar decencia y humanidad por su parte”, ha asegurado el presidente. “[El centro comercial] no suponía ningún peligro para el ejército ruso ni tenía valor estratégico. Solo había personas que trataban de llevar una vida normal, lo que enfurece a los ocupantes”, ha añadido Zelenski.

Kremenchuk, una ciudad industrial que contaba con 217.000 habitantes antes de la invasión rusa, cuenta con la refinería de petróleo más grande de Ucrania.

Naciones Unidas ha sido la primera organización en condenar lo ocurrido en la urbe. Su portavoz, Stephane Dujarric, ha calificado de “deplorable” el ataque y ha mostrado su preocupación por la intensificación de los combates en Ucrania. “Es deplorable, por decir lo mínimo. Ningún tipo de infraestructuras civiles, lo que obviamente incluye centros comerciales, debería ser nunca objetivo en la guerra”, ha dicho el portavoz de la ONU, según recoge la agencia Reuters.

El País de España