La inflación en Venezuela puede llegar a 400% en el año 2022, dijo Antonio Paiva

Compartir

La odisea diaria de comprar los alimentos básicos es el principal dolor de cabeza para la mayoría de los venezolanos, en un país donde los salarios son los más bajos de la región, y la inflación, según cifras oficiales, anualiza una tasa de 167%,que la convierte en la más alta del mundo.

Antonio Paiva, economista y profesor universitario, afirmó que «la inflación sigue golpeando a los que tienen ingresos fijos, y esto afecta desde un periodista a los profesores, que tenemos un sueldo que es ceniza, 30 dólares al mes, que nadie puede vivir con eso».

«Venezuela sigue teniendo la inflación más alta del planeta. Algunos economistas dicen que vamos a cerrar el año con una tasa de 500%, pero yo me inclino más que la cifra va a estar entre 300 y 400%», sostuvo Paiva en diálogo con ANSA.

El Banco Central publicó en la víspera que la inflación de mayo fue 6,5%. – la más alta de los últimos cuatro meses-, mientras que la interanual fue de 167%, el índice más alto del mundo, a excepción de Líbano, que aún no publica la data del quinto mes del año.

Las cifras discrepan con las del Observatorio Venezolano de Finanzas, una instancia vinculada al Parlamento opositor de 2015, que reportó una variación mensual de 10,1%, en mayo, y una interanual de 151%.

De acuerdo con el economista, el rebrote inflacionario podría dar señales de un aumento en los precios para los próximos meses.

«Se espera que el mes próximo la tendencia en la tasa de inflación sea mayor, lo cual va a obligar al gobierno, habiendo en el horizonte un evento electoral, ajustar los salarios y empieza otra vez la carrera entre los precios y los salarios», expresó.

Paiva explicó que «hay una inflación mundial desatada por la política fiscal, monetaria, económica, de los países que aplicaron por la pandemia para evitar que la gente cayera en desespero, y fueron muy laxos en ayuda, subsidios, y eso provocó un exceso de dinero sobre la cantidad de bienes y servicios, que no es otra cosa que un efecto inflacionario».

Además, comentó que ya la Reserva Federal y otros Bancos Centrales empezaron a subir las tasas referenciales de interés para frenar esa inflación, pero «eso ha provocado un fenómeno curioso, que el Banco Central, el régimen y sus asesores,   una de las políticas que habían aplicado, es tratar de lograr la mayor estabilidad en el tipo de cambio del dólar», que desde mayo se oferta sobre los 5 bolívares por unidad.

«Hay una enorme presión de demanda y eso indudablemente que está siendo considerado porque lo más probable es que esa tasa de cambio tenga que subir en el corto plazo», apuntó.

Asimismo, dijo que «los comerciantes, y los importadores, cuando traen mercancía a la economía venezolana que ya no produce ni petróleo, en ese producto viene un componente inflacionario, y eso es lo que explica que la inflación en mayo haya subido».

Por otra parte, tildó de «ficción» la frase del gobierno de que «Venezuela se arregló» porque «con un miserable ingreso que tiene la familia es muy difícil hablar de que hay recuperación».

«Hay algunos efectos positivos que han traído la eliminación del control de cambio, el control de precios, la dolarización, esas son medidas de economía de mercado», comentó.

Además, dijo que «hay más capacidad de compra por las remesas de los 8 millones de venezolanos que se fueron del país», pero «eso no significa que hay un crecimiento».

«Para superar la crisis se debe abrir la inversión petrolera, que es el sector donde Venezuela tiene ventajas comparativas, pero nadie va a invertir con la inseguridad que existe. Mientras no haya cambio político va a hacer muy difícil superar esta situación», sentenció.

ANSA