El dólar seguirá subiendo porque no hay mejoría en la economía venezolana, dijo Edgar Urbáez

Compartir

Que nadie se llame a engaño de que la situación económica nacional está mejorando. No es cierto que la inflación haya sido controlada por el gobierno, como pretende hacer ver la propaganda oficialista. El sector industrial apenas está funcionando al veinte por ciento de su capacidad instalada y son pocos los sectores que han logrado crecer ligeramente el año pasado.

La industria petrolera no se recuperará, aunque le hagan reparaciones a las refinerías. El precio del dólar seguirá subiendo porque el bolívar está muy devaluado y no existen posibilidades de inversiones en el país, ni mucho menos de acceso al crédito internacional. Y no hay que echarle las culpas a las sanciones, ni a la pandemia de la COVID-19, aunque ambas si le han añadido males a la crisis.

Este es el panorama que observa para el resto del año, tras haber transcurrido los primeros cinco meses del 2022, el doctor Edgar Urbáez, economista, profesional del Derecho, magister en Ciencias Políticas, doctor en Ciencias Sociales y docente universitario.

Al ser entrevistado por Elimpulso.com, afirma que la crisis se mantiene en todos los aspectos. No hay financiamiento para producir bienes y servicios, mientras la demanda crece a diario. Los servicios públicos se encuentran colapsados. La crisis se refleja en el ámbito social. Y sin una economía sana es difícil el desarrollo del país y el bienestar de su población.

Desequilibrio

¿Cómo ve las medidas que ha tomado el gobierno, según el cual ya hemos salido de la hiperinflación y nos “encarrilamos” hacia la recuperación económica?

Este gobierno se acostumbró a tomar medidas aisladas, las cuales no tienen conexión una con otra. El concepto económico hoy en día es muy distinto del que tuvimos hace cincuenta años. Ahora todas las actividades económicas están integradas. Están involucradas la política fiscal con la monetaria, con la crediticia, porque todas  hay que verlas en conjunto para dinamizar la economía. El gobierno hace algo en política fiscal, pero descuida las demás políticas y no corrige oportunamente. Es por eso que se produce un desequilibrio, que se ha venido registrando desde hace más de dos décadas. Se trata de un manejo disparejo del proceso económico.

¿A qué se debe la prolongación de esa falla en que persiste el gobierno?

Justamente a la ineficiencia en su accionar en todos los niveles de la administración. En el país hay profesionales altamente calificados, pero a las tareas de la economía han sido incorporadas personas que no están preparadas para cumplir esas funciones. Y así el país no puede echar hacia adelante.

Fracaso

¿Qué le parece el acercamiento del gobierno hacia el empresariado?

Últimamente el gobierno ha reaccionado al fracaso que ha tenido en más de dos décadas en su política económica. Y está viendo al sector privado que es el crea riquezas, empleos, oferta de bienes y servicios. En cualquier parte del mundo es el dinamizador de la economía. A su vez, el sector público tiene la tarea de resguardar los servicios esenciales de la población, a los efectos de dar calidad de vida a los ciudadanos. Pero, el que transforma las materias primas es el empresariado. Y el gobierno se está dando cuenta muy tarde, después que la economía nacional está en el suelo.

Activos

¿Qué resultados se espera de la venta de activos de las empresas del Estado en la bolsa de valores?

La venta de acciones de empresas del Estado no es mala como iniciativa. Pero, el porcentaje que está ofreciendo, el cual no pasa del diez por ciento, no despierta interés en los inversionistas tanto nacionales como extranjeros, porque el gobierno se reserva el 90 por ciento de las acciones. Su intención es muy clara y así lo ha dicho: buscar capital para invertirlo en esas empresas. Y cuando lo hace es porque está reconociendo que tiene cerrado el crédito en el mundo financiero internacional.

Venezuela no recibe financiamiento precisamente porque hay desconfianza en los pagos y como la economía no está produciendo es muy difícil que otorguen créditos. Esa es la razón fundamental por la cual recurre a la venta de las acciones de algunas de las empresas que tiene bajo su control, sin embargo no es atractivo el poco porcentaje puesto a disposición de los inversores. Hasta ahora, que sepamos, sólo está ofreciendo activos del Banco de Venezuela y de la CANTV.

Deuda

¿Por qué no se sabe el monto de la deuda externa de Venezuela?

Porque el gobierno no presenta estadísticas desde hace mucho tiempo. Es importante que se sepan y es obligación del Banco Central de Venezuela que lo haga, pero no lo hace. Conociéndose se pueden hacer los programas de inversión del sector público y del privado. De lo contrario, la economía marcha a la buena de Dios. No hay cifras comparables para realizar planes.

Refinerías

¿Será posible recuperar la operatividad de las refinerías petroleras, como se ha venido anunciando continuamente que aumentará la producción a pesar de las sanciones de los Estados Unidos?

Las dificultades por las cuales pasa la industria petrolera han sido achacadas a las sanciones impuestas por los Estados Unidos, pero la verdad es que  hace mucho tiempo, desde el año 2.008, existía una crisis considerable en ese aspecto. Y no hay aumento en la producción de crudo y en la refinación de los derivados del petróleo, no por las sanciones, sino porque no ha habido mantenimiento activo, ni inversión y, en consecuencia, no se repararon, ni mucho menos se renovaron los equipos necesarios para incrementar la producción. Por lo demás, la empresa petrolera no pudo aumentar su capacidad instalada y el gobierno se limitó a operar en las condiciones en que se encontraban las refinerías. Hay pérdida muy grande de mercados y será muy difícil recuperarlos porque ya hay otros proveedores que suplieron la falta del crudo venezolano.

Sanciones 

¿En qué forma han afectado las sanciones a la economía?

En el sentido de que se ha prohibido la exploración, procesamiento y exportación del crudo hacia el resto del mundo. Las empresas involucradas no pueden operar en el territorio venezolano. Sin embargo, países no democráticos, como Irán, recurren al contrabando para sacar el petróleo venezolano.

Las sanciones afectan una economía en pleno desarrollo, pero la de Venezuela, como ya he mencionado, ha tenido una crisis desde hace 14 años, es decir que no es una situación nueva o que se haya presentado de repente. De manera que no se puede buscar la causa en las sanciones, ni tampoco en la pandemia,  sino en la conducción de la política económica  por parte del gobierno.

Dolarización

Si el propio Nicolás Maduro reconoció la utilización del dólar como una válvula de escape para la economía y cuando ya había una dolarización transaccional en el país, ordenó modificar la ley para establecer un impuesto a su uso y pensó que podría darle valor al bolívar, ¿no se está contradiciendo?

La economía está dolarizada porque el gobierno consideró la utilización del dólar como el medio para las transacciones de bienes y servicios. El dólar es la ventana por donde respira la economía nacional porque no hay producción interna. El sector industrial apenas está operando con el veinte por ciento de su capacidad instalada. No se están generando los ingresos necesarios para cualquier proceso productivo. Por lo demás, el bolívar digital está devaluado y no sabemos a cuánto llegará su caída en profundidad. En el mundo financiero hay desconfianza en la moneda nacional para recibirla como fórmula de pago. Y el gobierno se refugia en el dólar porque no le queda otra alternativa.

Atado

Desde hace tres semanas, el dólar empezó a subir y ya superó los cinco bolívares. ¿Hasta dónde alcanzará su alza?

Nunca hubo, ni la hay, estabilidad en el  tipo cambiario. Lo que ha pasado es que el gobierno, mediante resolución del Banco Central de Venezuela, obliga a la banca a vender la divisa al monto que fija el tipo cambiario, al cual lo tiene contenido.

En el momento en que esa resolución sea eliminada, imagínese la inflación que se producirá.

El dólar está alrededor de los doce bolívares, pero el gobierno lo mantiene contenido para evitar que se desate.

Esa política de inyectar dólares a la banca es negativa y sus efectos se sentirán cuando se acabe el fondo de la moneda estadounidense, porque no tendrá recursos para continuar las inyecciones.

Incontrolada

Entonces, ¿no es cierto, como dice el gobierno, que ya fue controlada la inflación?

No se ha controlado. En la medida que la oferta de bienes y servicios sea cada vez menor frente a la demanda creciente, los precios irán subiendo. Si hay escasez, inevitablemente, los precios tienden al alza.

Tripartita

El primero de mayo no hubo anuncio de aumento del salario mínimo, según se ha dicho, porque la Organización Internacional del Trabajo exigió al gobierno cumplir con los acuerdos que tiene con ese organismo y, por tanto, el incremento salarial debe salir de la comisión tripartita. ¿Será posible mejorar los ingresos de los trabajadores?

Este gobierno, desde el anterior presidente, ha aumentado unilateralmente el salario porque ignoró la tripartita. Pero, lo más grave es que últimamente horizontalizó las líneas al remover los salarios de la administración pública. No puede igualar al que tiene méritos  profesionales con el que no los tiene. Está emulando el proceso productivo en las empresas tecnológicas con las que no requieren de alguna tecnología. Ha dañado el concepto salarial de los venezolanos. Y es por ello que se han producido protestas en todas partes.

Aumentos

Protestas también han causado los aumentos dolarizados de los combustibles. ¿Hasta qué punto estos incrementos afectan la economía?

Los aumentos en precios de gasolina, gasoil y gas, que se utilizan en el transporte de carga y pasajeros, por supuesto, influyen, porque limitan las actividades. El problema se agrava sobre todo en el despacho de alimentos de una parte a otra. Y, desde luego, en los servicios porque esos combustibles son indispensables para servicios como la electricidad y el agua. Además, son insustituibles en la industria. Se torna en situación crítica el aumento y causa malestar en la población.

Bonos

¿No es mala política dar bonos a la gente cuando sus montos son insuficientes para satisfacer necesidades?

Es negativa. En algunos países son otorgados, pero en forma dosificada, pero en el caso de Venezuela, los que son entregados a los trabajadores no tienen incidencia en la liquidación de sus prestaciones. Tampoco los que se dan por diferentes motivos no cubren las necesidades. Se crea una distorsión en el mercado laboral porque hay  familias numerosas  que reciben tres o cuatro de esos bonos y no crean obligación para el trabajo.   No es una política acertada.

Así no se combate la pobreza. Un informe del Fondo Monetario Internacional dice que los países más pobres son, de acuerdo al Producto Interno Bruto de sus habitantes en el año 2.021,  Nicaragua con 2.180 dólares anual por cada ser humano; Haití, con 1.770 dólares; y Venezuela, con apenas 1.690 dólares. Es muy desalentador que seamos los más pobres.

Expectativas

Ante el cuadro que ha expuesto, ¿Cuáles son las expectativas que avizora?

Para lo que queda del año y si no hay corrección de la política económica son muy limitadas las expectativas, termina diciendo el doctor Urbáez, quien además de sus especialidades,   tuvo experiencia como parlamentario y diplomático. Mientras esta situación se mantenga no podemos decir que la economía va a crecer, sino que alguno u otro sector podría experimentar mejora, pero no significativa. Y lo que sí va a crecer es la pobreza.

Pacífico Sánchez – El Impulso