Gloria Cuenca: El significado de la democracia

Compartir

Oigo y veo noticias en torno a una pareja de septuagenarios acusados de incitación al odio por un video de humor. Me doy cuenta cabalmente, de que, hay un innumerable grupo de personas que no saben lo que significa, efectivamente, la democracia.

Resulta preocupante. Por contestaciones a mis twitters, observo, hay gente que no tiene conciencia de por qué, en Venezuela, no hay democracia representativa, mucho menos protagónica y participativa. No saben que viven en una dictadura. Subsisten en una especie de mundo loco, en donde cada quién hace lo que le da la gana, por ser afín al gobierno, pero no entiende, para nada lo que implica la democracia.

Más inquietante todavía, el tener conciencia de lo que se ha interpretado por democracia en u importante grupo de supuestos ciudadanos. Especialmente, afines al régimen y en otros casos, sin tener claramente determinados los límites entre lo legal y lo ilegal. Un grado de desinformación e ignorancia que pone en riesgo el desarrollo de la sociedad. No hablaré del origen; se sabe tiene graves rasgos de usurpación.

Me debato entre explicar, criticar, o dar orientaciones generales. Triunfa la docente que hay en mí, y a riesgo de ser reiterativa y elemental, señalo: la democracia, nombre que le dieron los griegos, significa el “gobierno de todos, para todos”, dicho de manera sencilla. (Etimológicamente: demos, pueblo, y krateo, yo gobierno. Del griego. Es decir, el gobierno del pueblo).  De eso se trata. Se quiere establecer un gobierno que implique que todos han participado en su conformación, lo que lo hace legítimo, y al que se sigue, con diversas posibilidades críticas y a pesar de eso, siempre se aceptan sus directrices.

El concepto de “me da la gana, o medalaganario”, no entra en las posibilidades de un gobierno democrático. Esto lo tienen que aprender y comprender, los venezolanos surgidos en estos últimos 24 años de desgobierno. No por hacer lo que da la gana, vivimos en democracia.

Explico, brevemente, algunos aspectos del régimen venezolano que no calzan en una definición de democracia. La primera característica, refiere a lo más elemental: no hay separación real de los poderes ejecutivo, legislativo y judicial, primero de los aspectos que se requieren en un régimen democrático. Hay ejemplos de esto: las decisiones relativas al Tribunal Supremo de Justicia, su constitución y posterior modificación. Un segundo aspecto, fundamental, refiere a la ausencia de libertad de expresión y a la atroz persecución en contra de los medios libres e independientes, caso Radio Caracas TV y venta clandestina de numerosos medios privados bajo presión. Finalmente, los casos de prisión sin normas previas, sin cumplir con las reglas establecidas en las leyes y códigos de la República. Una especie de “mala suerte” que acompaña a determinadas personas y resultan presos sin que se cumplan las normas respectivas del Estado de Derecho, ¿ejemplos?  el periodista, Roland Carreño y el activista de Derechos Humanos, Javier Tarazona, entre muchos otros. No pueden quedar fuera los casos de torturas, denunciados ante la Corte Penal Internacional y finalmente, para no hacer demasiado extenso este aspecto, la ultra corrupción en el régimen señalada en todo el planeta, haciendo a nuestro país de los más corruptos en el mundo. Democracia implica organizar, legislar, aceptar las normas. No destruir. Mucho menos violentar y no acatar las reglas jurídicas de una verdadera democracia.

La democracia no es fácil. Resulta compleja al pretender armonizar los muchos criterios que se entrecruzan en la sociedad. Saber que, la opinión de las minorías, no por serlo, hay que dejarlas de lado. Sino al contrario, escucharlas y analizarlas, para después dar respuesta adecuada.  Cuando hay democracia, hasta el más lejano de los ciudadanos y más contradictorio con relación a la postura gubernamental, debe ser escuchado. Las libertades de expresión, opinión, información y prensa deben ser cuidadas como niña bonita. Son garantía e indicador de democracia y libertad. Características fundamentales de un régimen democrático. ¡Si no es fácil! Sin embargo, imprescindible estudiar, comprender y entender para lograr la auténtica democracia.