Pedro Morales: Después de tantos errores ¿En qué terminará todo?

Compartir

Iniciemos esta pauta expositiva semanal con un pasaje de la tesis doctoral “Modelo teórico de gestión de conocimiento, en el ámbito de la Economía Política, que contrarreste la guerra no convencional de carácter espiritual que sufre la humanidad” (Morales, 2022):

En la dimensión tiempo-espacio global, una multitud soslaya el tsunami de desequilibrios inestables multivariables que se vienen sucediendo desde hace tiempo, inducidos deliberadamente por elites de poder globalista, al focalizar procesos en la consecución de una nueva visión del mundo; y bajo el lema corporativo que “el fin justifica los medios”, se han venido apoyando antiéticamente en las tecnologías digitales y comunicacionales para el control mental, el cultivo de la cultura del miedo, así como la administración y manipulación de las necesidades de millones de personas.

Mismamente, este “bloque liberal mundialista” se inserta en un sistema de operación doctrinaria, sociopolítica y social estructural, que tiene centradas y definidas sus directrices en la destrucción de la familia a través de la humillación denigrante de la mujer como ser maternal, la ideología de género (promoción del LGTB), el transhumanismo, el control poblacional basado en las políticas de disminución de la natalidad  y crecimiento exponencial de la mortalidad: a través de la institucionalidad y normalización del  aborto, la eutanasia y  la auto castración.

Todo esto plasmado concretamente (entre otros aspectos)  en la uniformización del pensamiento, la conformación de una religión  anticristiana de carácter hegemónica, la implantación de un gobierno comunista-capitalista-masónico de dominancia mundial, el establecimiento a nivel global de la  moneda única, además de la imposición de una identificación o “marca” exclusiva y excluyente  para poder realizar todo tipo de transacciones económicas.

Desde una perspectiva transcompleja puede aseverarse en primera instancia, que la situación caótica a nivel mundial tiende a empeorar irreversiblemente, dados los equivocados patrones de concurrencia y conducta de la humanidad en su conjunto, contrarios a los valores morales, éticos, religioso y espirituales, lo que determina de por sí un desenlace irreversiblemente predecible en lo espiritual, económico, financiero, sanitario, social, político  y ambientalmente ecológico. 

Adicionalmente, el apetito desmesurado por las riquezas del mundo, el estatus y poder en el plano personal e “imperial”, es decir la avaricia como parte de los siete pecados capitales, a lo largo de la historia de la lucha entre el bien y el mal (o en algunos casos entre el mal y el mal, asimilados a regímenes o sistemas bipolares de la  maldad), siempre fue una peculiaridad esencial del conflicto de intereses hegemónicos: entremezclados por lo mezquino, lo egoísta y lo narcisista.

Esta óptica analítica descriptiva, modela sustancialmente aquel  régimen sociopolítico y económico totalitario, cuya inspiración hizo nicho en la doctrina atea, además que incrustado a través de la Revolución rusa bolchevique (1917) bajo el patrocinio  financiero de altos magnates del capitalismo mundial con afinidad a la masonería, ha esparcido por el mundo entero (de manera “silenciosa”  y “sin disparar una sola bala”) sus “errores” como letal metástasis, producto del marxismo cultural bajo el esquema de una  ideología comunista anticristiana: en flagrante rebeldía con los mandamientos de la ley de Dios.

Nunca nada será satisfactorio, si se desconoce, olvida o existe incomprensión de la esencia de las cosas.  Focalizarse en un fragmento del todo sin conocer el contexto del mismo impide tomar conciencia de lo que ocurre, del por qué sucede y las implicaciones que se generan. Ante tal aclaratoria, oportuno retrotraer que Nuestra Señora del Rosario de Fátima (1917), ante los niños Jacinta, Francisco y Lucia, se hizo presente meses antes de la “Revolución de Octubre” en Rusia, con la finalidad de advertir acerca de la contravención e inminente peligro a la condenación eterna, que se implante y difunda tal ideología atea de orden luciferino desde adentro mismo de la propia civilización cristiana, lo que provocaría irremediablemente guerras (como las biológicas basadas en patógenos o virus inducidos mortíferos), hambrunas y persecuciones a todos los miembros de la Iglesia, conduciendo en definitiva a un desenlacen fatalista caracterizado por la aniquilación de naciones enteras.

Digresión 1:

La medida de Moscú de aceptar pagos por gas solo en rublos tendrá un impacto en todo el mercado internacional de energía. Esta disposición del gobierno de Rusia impacta no solo a  los países que están directamente involucrados en la guerra, sino que implica impactos fulminantes en todo el mercado mundial de energía: con precios en alza. Es un duro golpe,  porque las sanciones aplicadas sobre Rusia, que se estimaba iban a  “ahogar” su economía (y de hecho la han afectado),  del mismo modo que la situación militar tiene impacto en Ucrania, están generando dificultades no solo a la economía rusa y  ucraniana (con fuerte caída de la  capacidad productiva), sino que de igual manera las sanciones también en el plano económico, están perjudicando al resto del mundo e incluso a aquellos que sancionan. Esta medida va afectar sin duda al propio dólar, al euro, y ratifica una situación de guerra monetaria en el marco de la guerra económica y conflicto militar… (Fin de la digresión)

De acuerdo a los mandatos de Nuestra Señora, dicho escenario de “castigo” por lo pecados de la humanidad, podría evitarse si inmediatamente (año 1917) se cumplieran obligatoria y conjuntamente  un par de peticiones complementarias e incluyentes:

“Para impedir eso, o sea el pecado y el castigo, vendré a pedir la consagración de Rusia a Mi Inmaculado Corazón y la Comunión reparadora de los primeros sábados”. Y en concreto: “Si atienden mis deseos, Rusia se convertirá y habrá paz, de lo contrario esparcirá sus errores por el mundo, promoviendo guerras y persecuciones de la Iglesia. Los buenos serán martirizados, el Santo Padre tendrá que sufrir mucho; varias naciones serán aniquiladas”.

“A todos aquellos que durante 5 meses seguidos, en el primer sábado, se confiesen y reciban la Santa Comunión, recen el Santo Rosario y me hagan 15 minutos de compañía, meditando en los misterios del Rosario, con el fin de desagraviarme, Yo prometo asistirlos en la hora de la muerte con todas las gracias necesarias para su salvación…” y al final: “¡Mí Inmaculado Corazón triunfará¡”.

Sin embargo, los criterios del mundo se han impuesto hasta ahora, construyendo progresivamente una sociedad “capitalista en su economía” y “comunista en su forma de gobierno”, lo que ha significado un cumulo de errores que se han expandido por todo el planeta, porque los Papas de turno no hicieron en su debido momento la consagración en “exclusiva” de Rusia al Inmaculado Corazón de la Virgen María,  pero en general, tampoco los fieles creyentes en Dios y la Virgen, hemos cumplido a cabalidad con la obligación de la “Comunión Reparadora” de los cinco primeros sábados.

Digresión 2: “Son 5 clases de ofensas y blasfemias proferidas contra el Inmaculado Corazón de María: 1-Blasfemias contra su Inmaculada Concepción. 2-Contra su virginidad,

3-Contra su Maternidad Divina, rehusando al mismo tiempo recibirla como Madre de los hombres. 4-Contra los que procuran públicamente infundir en los corazones de los niños, la indiferencia, el desprecio y hasta el odio hacia la Madre Inmaculada. 5-Contra los que la ultrajan directamente en sus sagradas imágenes”.

En síntesis, es indudable que la iniquidad, la apostasía y las blasfemias  están regadas por doquier (como cruel pandemia), además que el Katejon anunciado en 2 Tesalonicenses 2 ha sido quitado. No obstante, con ferviente fe que todo el mal o “errores” es posible revertirlos, es urgente  llevar a cabo de forma conjunta: 1) La “Consagración de Rusia al Inmaculado Corazón de la Virgen María” (no obstante los obstáculos de orden político y desobediencia eclesial)  y  2) Cumplir permanentemente con la “Comunión Reparadora” de los 5 sábados (pese al casi nulo compromiso de cumplir con fervor la devoción). Video recomendado: https://bit.ly/3NjsaTo

Pero no escucharon ni hicieron caso. Al contrario, caminaron según sus ideas, según la maldad de su obstinado corazón. Me dieron la espalda y no la cara…Esta es la gente que no escuchó la voz del Señor, su Dios, y no quiso escarmentar” (Jeremías 7,23-28)

Finalmente, según letra del Catecismo de la Iglesia Católica (año 1992, nº. 675): “Antes del advenimiento de Cristo, la Iglesia deberá pasar por una prueba final que sacudirá la fe de numerosos creyentes (cf. Lc 18, 8; Mt 24, 12). La persecución que acompaña a su peregrinación sobre la tierra (cf. Lc 21, 12; Jn 15, 19-20) desvelará el “misterio de iniquidad” bajo la forma de una impostura religiosa que proporcionará a los hombres una solución aparente a sus problemas mediante el precio de la apostasía de la verdad. La impostura religiosa suprema es la del Anticristo, es decir, la de un seudo-mesianismo en que el hombre se glorifica a sí mismo colocándose en el lugar de Dios y de su Mesías venido en la carne (cf. 2 Ts 2, 4-12; 1Ts 5, 2-3; 2 Jn 7; 1 Jn 2, 18.22)”.

Referencias:

Foro de la Virgen (2022). ¿Por qué tenemos la Necesidad Urgente de Consagrar Rusia al Inmaculado Corazón de María?: https://bit.ly/3iChVvu

Morales, P. (2022). “Contemporary Economic Perspective”: https://bit.ly/3tyHyn7

Morales, P. (2021). Political Economy Today. A perspective from spirituality. 5th ICABL Dubai UAE November 20-21, 2021: https://bit.ly/3Dc9nER

Sor Lucia (2006). Memorias de la hermana Lucia: https://bit.ly/3usuMFT

Fuente: “Perspectiva Económica y Académica Contemporánea”. UNET. Años: 2018 al 2022.

pedromoralesrodriguez@gmail.com – @tipsaldia. WhatsApp: +584168735028