El gobierno cubano prohibió la manifestación opositora del 15-N

Compartir

La dictadura cubana prohibió este martes 12 de octubre una manifestación opositora anunciada para el 15 de noviembre porque «la marcha es una provocación» y tiene vínculos con Estados Unidos.

La marcha es una provocación, como parte de la estrategia de cambio de régimen. El artículo 4 de la Constitución define que el socialismo en Cuba es irrevocable. Por lo que toda acción en su contra es ilícita», suscribe el comunicado oficial.

Al tiempo que condenan que la misma busca un cambio político lo que atenta contra la Constitución. «Los promotores y sus proyecciones públicas, así como los vínculos de algunos con organizaciones subversivas o agencias financiadas por el gobierno estadounidense tienen la intención manifiesta de promover un cambio de sistema político en Cuba», señala la carta de respuesta de las autoridades publicada en el portal de noticias oficial Cubadebate.

«No se reconoce legitimidad en las razones que se esgrimen para la marcha», argumenta el texto, suscrito por los consejos municipales de las localidades donde se emitió la petición, entregado como respuesta a los solicitantes.

Y argumenta que, según la Constitución de 2019, el «sistema socialista» que impera en el país desde hace más de seis décadas es «irrevocable».

Noticiero Digital