Sindicato Único Magisterial del Zulia; Los chamos de “Chamba Juvenil” no están aptos para dar clases

Compartir

La administración de Nicolás Maduro incorporará a 1.700 jóvenes de la misión “Chamba Juvenil” para que trabajen como maestros en el estado Zulia

Con la incorporación de 1.700 jóvenes de “Chamba Juvenil” al Ministerio de Educación, para el próximo inicio de clases, existe una preocupación entre padres, representantes y maestros, por la poca preparación de las personas que educarán a la siguiente generación.

Gualberto Mas y Rubí, presidente del Sindicato Único Magisterial del Zulia (SUMA), manifestó que está nueva decisión del Ejecutivo nacional es para buscarle solución a la falta de personal, porque son pocos los docentes que se encuentran en la región.

“Para educar se necesita de una preparación, no es por menospreciar a estos jóvenes, pero no tienen lo que se necesita para estar en un aula. Solo cuidaran a los alumnos”.

Mas y Rubí explicó que para este año escolar solo hay 4.700 docentes activos de 25.000 que existían en el año 2017. “Para está época por la situación económica que viven los docentes muchos prefieren hacer otra labor que le genere más ingresos o emigraron a otro país”.

Según el presidente del SUMA un maestro gana 25 dólares al mes. “Esta nueva ‘solución’ del Gobierno tiene sus días contados, cuando los jóvenes de ‘Chamba Juvenil’ vean el precario salario que cobran los docente no duraran ni tres meses”.

Mas y Rubí puntualizó que la educación no es un sistema de ensayo y error, hay que estar preparado para educar a los jóvenes quienes serán la próxima generación y para eso se necesitan estudios. “Esta semana nos reuniremos para analizar la situación y tomar cartas en el asunto”.

De caras al inicio a las clases, el líder sindical dijo que “lo único que pedimos los docentes es que se revise el contrato colectivo y modifiquen los salarios de los profesionales de la educación”.

La Verdad del Zulia

35% de los docentes han abandonado las aulas en Lara

Un bajo salario no estimula al trabajador. Esa es la frase que repiten los cerca de 8.750 docentes que han abandonado las aulas de clases en busca de mejores condiciones laborales, cuya decisión deja un 35% de deserción en Lara, cifra que forma parte de estimaciones que hacen los sindicatos de educación.

De acuerdo a datos del Sindicato Único de Trabajadores de Educación en Lara (Sutelara), de 25.000 docentes entre nacionales y estadales que de manera oficial registran las autoridades de educación, sólo quedan activos 16.250, una crisis de deserción que viene desde el 2016, pero que con la pandemia se agravó.

Jesús Echeverría, directivo de Sutelara, calificó la situación como grave porque representa un retroceso para la educación, pues la fuga de profesionales, algunos casos basados en renuncias, otros en despidos y otros porque se unieron a los movimientos migratorios, significa ausencia de docentes en aulas y estudiantes que quedarán en el aire el próximo 25 de octubre.

Luis Arroyo, presidente del Colegio de Profesores, dijo que las cifras son preocupantes. “Porque no se ven motivados a trabajar por un bajo salario, además que no hay seguridad social”, tomando en cuenta que un profesor de la categoría seis, que es la más alta, gana Bs.D. 141.42 de salario base al mes (sin contar primas), el equivalente a 34 dólares si se hace la cuenta como cerró ayer en el mercado negro, siendo tan sólo un dólar al día lo que recibe un educador.

Arroyo agregó que los profesores que se han ido del sistema educativo van en busca de mejores condiciones al día, tomando en cuenta que con un dólar no pueden vivir, unos están en el extranjero, mientras que otros deciden quedarse, pero se van al comercio informal. “Porque ganan más vendiendo cualquier cosa o simplemente se quedan de amas de casa y montan clases de tareas dirigidas para tener un ingreso”, precisó.

Arroyo lamenta que las consecuencias de la deserción de los docentes al final golpea a los estudiantes, pues ya no cuentan con profesores de materias puras, como matemática, física, química, las cuales son importantes para que los bachilleres entren preparados a las universidades.

Jesús Echeverría, de Sutelara, dijo que desde las autoridades de educación están haciendo el llamado para que se incorporen nuevos docentes y en la semana incluyeron más de 200 a la nómina estadal; sin embargo, no es suficiente para cubrir toda la demanda.

Abandonan

Lara también registra un alto índice de deserción estudiantil. De acuerdo a Sutelara, estiman que la cifra se ubique en un 20% aproximadamente de 400.000, muchos de ellos han abandonado por la misma situación del país y les ha tocado cambiar un lápiz y un cuaderno por un trabajo para poder ayudar a su familia, mientras que otros migraron con sus padres.

Sindicalistas aseguran que en el país y Lara no tienen datos precisos sobre la deserción, porque las autoridades no emiten esa información; sin embargo, ellos sacan porcentajes con trabajos de encuestas y mediciones a través de los gremios.

María B. Jordán – La Prensa de Lara