Los talibanes solicitaron ayuda internacional en sus reuniones con Estados Unidos

Compartir

Protesta de mujeres afganas en Kabul por su derecho al trabajo, la salud y la educación.

Los talibanes afirmaron que el diálogo presencial con EE. UU. este fin de semana en Doha “fue bien”, un encuentro de dos días en el que la formación fundamentalista hizo especial hincapié en la ayuda humanitaria.

“El diálogo de dos días en Doha entre las delegaciones del Emirato Islámico de Afganistán (talibanes) y EE. UU. fue bien”, dijo este lunes (11.10.2021) en un comunicado el portavoz del Ministerio de Exteriores del Gobierno interino talibán, Abdul Qahar Balkhi.

La reunión tuvo lugar entre este sábado y domingo en la capital qatarí, y según la nota se trataron en detalle “cuestiones políticas”.

“El Emirato Islámico de Afganistán (los talibanes) consideró que la mejor manera de resolver los problemas es implementar el acuerdo de Doha”, señaló Balkhi, en referencia al acuerdo alcanzado en febrero de 2020 entre ambas partes que marcó la retirada final de las tropas estadounidenses del país.

La formación fundamentalista trasladó a los representantes de Washington que la ayuda humanitaria no debe estar ligada a “cuestiones políticas”.

“Los representantes de EE. UU. señalaron que darán asistencia humanitaria a los afganos, y facilitarán el reparto de ayuda de otras organizaciones humanitarias”, dijo Balkhi.

Los talibanes han multiplicado sus contactos con la comunidad internacional para asegurar la distribución de ayuda humanitaria, mientras organizaciones internacionales han señalado que Afganistán corre el riesgo de hundirse en una crisis económica y social tras cuatro décadas de guerra.

La captura de Kabul el pasado 15 de agosto por los fundamentalistas ha agravado la situación, y los talibanes pidieron a Washington que les ayude a desbloquear los fondos internacionales suspendidos por muchos países e instituciones tras el colapso del anterior Gobierno.

El encuentro de este fin de semana es el primer cara a cara desde la retirada estadounidense de Afganistán a finales de agosto, y los talibanes señalaron que ambas partes “acordaron que reuniones similares se celebrarán en el futuro si es necesario”.

Por su parte, el Gobierno de EE. UU. calificó el domingo de “francas” las conversaciones presenciales.

“Estados Unidos reiteró que los talibanes serán juzgados por sus acciones, no sólo por sus palabras”, señaló el portavoz del Departamento de Estado, Ned Price, en un comunicado difundido en Washington.

EE. UU. se enfocó en la seguridad y el terrorismo, así como en el paso seguro de ciudadanos estadounidenses, extranjeros y sus aliados afganos.

Los talibanes han mantenido un discurso de cierta reconciliación y apertura que contrasta con su primer gobierno entre 1996 y 2001, marcado por las violaciones de los derechos humanos, aunque han restringido los derechos de las mujeres y las denuncias de abusos van en aumento.

DW