Con una abstención del 59% Muqtada al Sadr proclamó su victoria en las elecciones de Irak

Compartir

El influyente clérigo chií Muqtada al Sadr proclamó este lunes (11.10.2021) la victoria de su formación política en las elecciones parlamentarias anticipadas de Irak, con un considerable avance respecto a los anteriores comicios, según los datos con los que cuenta su formación y los resultados preliminares ofrecidos por los medios locales. El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, elogió la “conducta en gran medida pacífica” de la votación e instó a “todas las partes interesadas a mostrar paciencia” mientras la comisión electoral tabula los resultados.

“Es el día de la victoria contra la corrupción, el terrorismo, las milicias, la pobreza, la injusticia, y la esclavitud”, dijo Al Sadr en un discurso televisado en el que invitó a “que celebre el pueblo esta victoria por la mayoría” obtenida por su formación “sin causar ningún inconveniente”. El clérigo populista, muy popular entre las clases chiíes más empobrecidas de Irak, se hizo con la victoria al salir vencedor en las principales provincias de esta rama del islam, que están concentradas en la capital, Bagdad, y en el sur del país.

Una fuente del Bloque Sadrista que pidió no ser identificada aseguró a Efe que obtuvo alrededor de 73 o 75 escaños y los resultados provisionales publicados por la agencia de noticias estatal iraquí, INA, y por varios medios le otorgaron 73 de los 329 asientos del Parlamento. En cualquier caso, estos datos suponen una amplia diferencia respecto a los 54 que obtuvo en las elecciones de 2018 y que le valieron para ser la formación más votada.

Una victoria marcada por la baja participación

El Bloque Sadrista, que ya partía como favorito en estos comicios marcados por la participación más baja en la historia reciente de Irak (41 %), saca de momento una diferencia de 38 escaños al segundo partido más votado: Dawlat al Qanun, liderado por el exprimer ministro Nouri al Maiki, la némesis de Al Sadr y una figura muy próxima a Teherán. El grupo proiraní Fatah cade desde los 47 escaños que tenía a solo 14.

El Sajad Jiyad, experto de la Fundación Century, dijo que “hay una apatía generalizada” y que “la gente simplemente no cree que las elecciones importen”. “La débil participación es una advertencia”, dijo el investigador iraquí. “No es sólo la legitimidad del próximo primer ministro lo que está en cuestión, sino también la legitimidad del gobierno, del estado, de todo el sistema”.

Un operario que retiraba los carteles de campaña, Kerar Haider, dijo a AFP que no votó “porque es inútil”. “Siempre vuelven las mismas caras”, dijo el joven de 26 años. El esfuerzo de seguridad pareció haber también disuadido a la gente de ir votar, según dijo a dpa la directora de los observadores electorales de la UE, la eurodiputada alemana Viola von Cramon.

DW