Román Ibarra: Hora de definiciones

Compartir

Según las cifras ofrecidas por el Consejo Nacional Electoral, en las elecciones convocadas para el 21 de noviembre de 2021, estarán en disputa 3.082 cargos, repartidos entre Gobernadores; Alcaldes; Diputados a los Concejos Legislativos Regionales, y Concejales, para el período 2021-2025.

Estas denominadas megaelecciones fueron convocadas así, como una maniobra ventajista del gobierno de Maduro, aprovechando la división y dispersión del voto de las oposiciones  ya conocidas en nuestro país. Es decir, llevan –ab initio– la maldad y astucia de quien se sabe ¨dueño¨ del patio!

Es ampliamente conocido el carácter ventajista del oficialismo a lo largo de su trajinar desde su llegada al poder en 1999; lo sorprendente es que a estas alturas la (s) oposición (es) no haya (n) aprendido a contrarrestar esas argucias predecibles.

Luego de la organización unitaria de la oposición de 2015,  que nos llevó a cosechar un triunfo clamoroso en las parlamentarias de ese año, todo se derrumbó. Acto seguido, en lugar de continuar la senda democrática, se impuso la opción violenta e inconstitucional de la guerra inútil por parte de un grupo de irresponsables, dándole argumentos al gobierno para arreciar en su política autoritaria y producir la ristra de heridos; presos, y muertos ya conocidos.

Hoy, es tal el desmadre de la política de oposición, que no ha sido posible a pocos días del cierre del proceso de postulaciones, y sustituciones, llegar a un acuerdo definitivo para apoyar candidaturas unitarias y con ello derrotar a los pésimos candidatos del gobierno.

Algunos dirigentes de partidos divididos, pero engreídos, pretenden atropellar liderazgos naturales en regiones y municipios para imponer a candidatos que nadie quiere o conoce en las respectivas entidades; ya no para que los suyos ganen, sino para impedir que líderes reconocidos puedan ganar, con lo cual, le sirven la mesa al oficialismo para seguir arrasando. Insensatos!

Estos ejemplos se evidencian, no solo por el número de candidatos de las oposiciones (más de 70.000), contra los 3.082 propuestos por el gobierno, sino porque hay claros liderazgos regionales y municipales que están siendo saboteados.

Nosotros inicialmente propusimos respaldar como gesto unitario a todos los gobernadores y alcaldes en ejercicio, y construir consenso para el resto de los cargos en disputa; pero no, ha sido una rebatiña de insultos y descalificaciones que de continuar, garantizan un triunfo del gobierno y la catástrofe de las oposiciones.

Todavía hay tiempo para corregir, y decidir el apoyo resuelto a Leidy Gómez en Táchira; Manuel Rosales en el Zulia; Henri Falcón en Lara; Roberto Patiño en la Alcaldía de Caracas. Gran ejemplo unitario han dado los carabobeños con la candidatura de Enzo Escarano, y el gesto noble de Julio Castillo, a diferencia del pésimo ejemplo de Miranda entre Ocariz y Uzcátegui.

Si alcanzamos la unidad sincera, con inteligencia y realismo político, creo que podríamos ganar todas las gobernaciones y alcaldías, habida cuenta de las horrendas y corrompidas gestiones del oficialismo; y ese es el músculo, la fuerza real que nos haría poderosos frente al autoritarismo del gobierno. Eso si les mueve el piso, y no la abstención.

Falta muy poco y todavía no se vislumbra una salida, un gesto de desprendimiento sincero que ayude a conformar la unidad total de la oposición, y con ello un triunfo que tanto necesita la ciudadanía decente para no perder la esperanza que aún queda.

Caramba, un gesto mínimo con sentido patriótico se agradece para intentar la recuperación del país en medio de tanta destrucción y saqueo a que ha sido sometido en 23 años ininterrumpidos de este gobierno mediocre y rapaz.

Me luce que de no alcanzar un triunfo rotundo, las oposiciones serán tan repudiadas como el oficialismo, solo que este controla el poder en todas sus instancias. Ya lo saben.

@romanibarra