Violencia, destrucción y protectores

Compartir

La delicada crisis, la cual hoy se enseñorea en el país; en Cumaná en particular; y Sucre en general, la sufre con dolores de moribundo.
Urge en modo superlativo, en grado de emergencia, ser abordada, revisada, atendida por el gobierno regional con necesario apoyo del nacional.
Nos hemos contado entre quienes promovieron la descentralización, el ensanchamiento de la democracia, y la promoción del protagonismo popular como estrategia para alcanzar un mejor producto político; mejores dirigentes sociales, políticos, gremiales profesionales y empresariales; sacudir a los factores de poder para que entendiera que los sucrenses no debíamos seguir sobreviviendo de un “Situado constitucional”; un presupuesto aliñado con créditos extraordinarios, recursos destinados para obras escenciales y pago de burocracia. No descalifico la necesaria y consecuente burocracia.
Sucre urge de revisión. Un estado potencia natural por sus recursos, ubicación, clima y el estoico aguante, en ocasiones confundido con indiferencia y/o alienación, de su laboriosa gente.
Sucre animaba, con lentitud pero lo empujaba, su desarrollo pesquero, salinero, agrícola; medianamente turístico. Entendió la urgencia de una vía rápida al centro del país. Desde PDVSA frenaron el proyecto gasifero, por cuánto su negocio era el petróleo…

Contabamos con una de las más importantes casas de estudios superiores, la UDO; arraigada en todo oriente; y una flota pesquera que generaba 14.500 empleos directos.
Podemos seguir señalando lo que éramos, pero se trata del hoy, no del ayer.


Hoy el colectivo sucrense se enfrenta a una exacerbada ola delincuencial, más allá de las bandas hamponiles y narcotráfico, dedicados a lo “suyo”. Es la acción criminal de quienes ofuscados, ciegos por la miseria a la cual hemos sido sometidos, que algunos desesperados y desadaptados arremeten, con irá, contra bienes del pueblo, destruyendo lo que no pueden cargar.
Así destruyeron el Oceanográfico, incendiaron la biblioteca de la UDO, el anexo de la Orq. Sinfónica Juvenil, alojada “temporalmente”, en la sede del Colegio de Periodistas de Sucre; y han destruudo cualquier cantidad de planteles de educación.


El caso UDO Sucre es patético. Ahogada, estrangulada por las políticas del gobierno central y el “Socialismo del Siglo XXI; el gobernador de Sucre, Dr. Rojas tiene la ocurrencia de anunciar un “protector” para la Universidad de Oriente; y luego aclara: “UDO Sucre”.
Estimado. Usted al ser gobernador es protector, guía político y administrativo del Estado; y ha debido constituirse en primer “guardian” de ese tesoro que es la UDO. ¿Cómo es que esperó tanto? Hasta casi su destrucción, para resollar. Cómo se ve Usted en el futuro; ante la historia?
Costará muchísimo, pero aún se puede salvar algo de los bienes materiales de nuestra magna casa de estudios.

Reflexión y acción determinantes. No simulaciones, no evadir responsabilidades. Ejercer la misión de gobernante inteligente y eficiente. Aún queda un hilo para tejer el traje. No lo desperdicie.
Publicado originalmente el lunes 26 abril 202, en la sección de opinión de la página www.centenofm.com

Rafael Marín*

*Comunicador social