Remembranzas de un amigo de ruta y de una betialidad politica salarial “Chavista””

Compartir

Este 1 de mayo, cuando la indignación una vez más recorría las calles de Venezuela, “gracias” la infausta noticia dada por quien fugue como Min. Del Trabajo del país, un tal Piñate, quien al igual que muchos hipócritas y sicofantes del régimen, que alguna vez, un amigo de ruta; y de quien hoy me refiero en este escritor, apoyara, como gran parte de nuestra población caribeña, para desgracia de toda la nación, recordábamos la tarde trágica de desaparición física. Por cierto, que la muerte de José Luis Meza, quien fuera el primer diputado de izquierda que pisara el Parlamento Regional del Estado Sucre, ocurrió, precisamente en momento cuando se realizaban los trabajos de remodelación del Aeropuerto de Carúpano, razón por la cual muchos parianos, pasaron varios años sin poder hacer conexión área con su tierra de gracia, que por acto impuesto de la negligencia; probablemente, por retrasos administrativos de la burocracia del desgobierno “Chavista”, para no afirmar otras expresiones que pudiera dar lugar a sanciones judiciales, es decir, acudir a la autocensura, que nos limitan la libertad de expresión.
Quienes conocimos a “Jóselo”, supimos de su calidad humana y su infinita solidaridad.

Un servidor a carta cabal. Un poeta de la otredad política. Un incomprendido por sus ideológicos “compañeros” de club. Pudo haber sido gobernador de esta región, pero parcelario el egoísmo; y los interés subalternos de quienes de adjudican eternos y seculares sentimientos de sempiternos liderazgos, rompieron con ese anhelo que abrazo en algún momento el noble pueblo sucrense y en especial el de la Costa de Paria.

He llegado a pensar que José Luis pudo haber sido el mejor gobernante de esta región, porque vocación de indomable paternidad. José Luis, fue amigo entre los amigos. De fuerte carácter pero de noble decisiones; cierto, que algunas veces lo sentí como un Quijote; más su empeño lo llevó atesorar triunfos, victorias de vida a tempana edad. Hoy sé hermano que algún día estaremos juntos, pero en el umbral con Dios.