Dice el periodista Rafael Marín “Hoy Sucre se encuentra huérfano de medios impresos”

Compartir

Cinco años del cierre forzoso de El Diario de Sucre… Luego terminó de cerrar Provincia, y cayó Región…

En El Diario de Sucre, apoyado por su editor Manolo Alonso, y el gran equipo que pudimos ir conformando con quiénes ahí ya laboraban como Jorge Pinto, en la gerencia de producción, el reportero Jesús Brito en Carúpano, y el diseñador Yomar Rodríguez, quien luego alcanzó su licenciatura en Comunicación Social en la Universidad Católica Cecilia Acosta; equipo que robustecimos en Carúpano con la magister Domenica Martes, y la excelente Regina Freites; en el eje Cariaco/Casanay con el consecuente y extraordinario cronista Lcdo. Félix Bejarano; en el área del deporte con el Lcdo. Salvador Villalba; y el equipo de Cumaná con el minucioso Lcdo. Luis Gutiérrez, en la sección de sucesos, la Lcda. Nayrobis Rodríguez, en política, economía, y fuentes gremiales; y una pleyade de articulistas y columnistas de Sucre y otras latitudes quienes, desde las páginas de opinión, aportaban con sus análisis, comentarios, señalamientos, en el enriquecimiento de las visiones sobre la difícil realidad nacional, y quienes arrojaban elementos para la discusión.

Estudiantes de periodismo y comunicadores sin rotativos en Cumaná

“No puedo dejar de mencionar al, recién fallecido, poeta Romulo Calderón Torres con sus crónicas vivenciales; las columnas satíricas punzantes del Dr. Eleazar Guillent, César Yegrez, Diego García Urquiola, Pedro Navas, Jesús Castillo, Eduardo Morales Gil al poeta Benigno Rodríguez, quien desde Aragua, cada sábado, nos aportaba la página de poesía; el compositor Rubén Chopite con sus crónicas sobre añejos momentos cumaneses, y otra columna para la cual usaba un seudónimo, único a quien le permiti está posibilidad; y desde Caracas Mario Valdez con sus crónicas sobre personajes del mundo artístico o momentos coyunturales en el discurrir de la historia venezolana, o Eduardo Fernández, el economista Alexis Villarroel; desde Anzoategui a Eleazar Contreras, Nelson Carreño, y la Dra. Carlota Salazar… En fin, El Diario de Sucre era más que una empresa mercantil o editorial, más que un medio de divulgación de noticias o promotor de propuestas de desarrollo, o señalar las carencias, deficiencias en los servicios, logró ser el mural para plasmar ideas, inquietudes, propuestas, y refrescar episodios de nuestro ayer; de nuestros personajes y personalidades…


También sirvió El Diario de Sucre como elemento de consulta y apoyo para los estudiantes, en especial los de Comunicación Social de la Unica y la UBV quienes pudieron hacer sus pasantías profesionales aquí; y los de la Universidad Católica Santa Rosa, quienes cada cuatrimestre visitaban nuestros talleres para conocer el proceso de producción y edición de un medio impreso… Hoy Sucre se encuentra huérfano de medios impresos, y los comunicadores acuden a los medios digitales y redes sociales para dejar plasmado en el cyberespacio los acontecimientos de estos difíciles, retrogados tiempos, de inicio del siglo XXI… Llueve y escampa. Mucho tiempo bajo lluvia…Ya escampará; y el campo volverá a florecer…