En Lara los analgésicos rozan los 2.000.000 de bolívares

Compartir

Las personas han aprendido a vivir con el dolor. La galopante inflación que hay en estos momentos en Venezuela tiene contra las cuerdas a las personas que ven cómo un analgésico puede llegar a costar hasta 2 millones de bolívares.

Lucia Vásquez: Para muchas personas es imposible poder comprar medicamentos hoy en día.

De acuerdo a lo expresado por regentes de farmacias estos medicamentos, junto a los antibióticos, son los que más han subido de precio en las últimas tres semanas. “El ketoprofeno, uno de los medicamentos de mayor demanda, pasó de 800.000 a 1.500.000 bolívares y de allí saltó a 1.700.000 bolívares. Lo mismo pasa con el Notolac que anda por el orden de los 2.000.0000millones de bolívares”, decía Julio Castillo, regente de una farmacia en las inmediaciones del Hospital Central.

Aparentemente el problema que hay con la distribución de fármacos y la casi nula producción de medicinas en el país inciden de manera directa en el costo de estos medicamentos. “Semanalmente el costo de las pastillas aumenta. La gente viene, pregunta y se va”, señala Castillo.

Omar Álvarez. No entendemos por qué los medicamentos suben de precio de forma irregular.

Omar Álvarez, presidente del Colegio Farmacéutico en el estado Lara, reconoce esta situación y ve con preocupación cómo, en la cadena de distribución hay aumento de precios que dejan a la población sin capacidad de respuesta.

“Esto es algo que se debe estudiar porque a ciencia cierta no sabemos cuál es la razón para justificar el aumento de precios de manera desmedida. Las personas se están quedando sin opciones a la hora de buscar sus tratamientos y eso es algo muy grave”, dice.

Luzmila Leal. Las personas en Venezuela no tienen cómo pagar por sus tratamientos en estos momentos.

Para el especialista los precios que se manejan hoy en día en las farmacias hacen que muchas personas busquen medicamentos colombianos que no tienen ningún permiso sanitario, algo que considera contraproducente.

“En Venezuela desde hace bastante tiempo se está violando la ley farmacológica y eso es algo que debe ser vigilado por las autoridades sanitarias”, apunta.

Otra de las alternativas que tienen las personas es la de salir a las calles y buscar remedios naturales, pero los médicos advierten que, bajar el dolor con guarapos de hoja de mango o chimó puede generar intoxicaciones. “Eso es algo que no se recomienda”, dice la doctora Luzmila Leal, médico internista.

La Prensa de Lara

  
Compartir