Nelson Chitty La Roche: De la antipolitica; Notas alusivas

Compartir

“Lo que está claro, no necesita interpretación” Proverbios jurídicos

Ya hacen décadas de un lamento de Hannah Arendt, con relación a la demora con  que la Ciencia Política, atendía el exigente epistémico y lingüístico con vocablos y conceptos que no eran  suficientemente precisos, dificultando el examen fenomenológico. Se refirió la genial pensadora alemana, a los conceptos de Poder y potencia que, no lograban mostrar todos los contenidos que en los diversos abordajes temáticos surgía, requiriendo glosas y elucidaciones.

No olvidaremos que la escritora, trabajaba con una lengua en extremo mordiente que permitía distinguir con varias voces para decir lo que se quería y decantar el sentido correcto al analizar el asunto. En la misma búsqueda encontré a Raimond Aron escudriñando los diversos significados de poder y sus significados idiomáticos y, como Arendt, prefiriendo la lengua germánica en el ejercicio.

Me propongo con este modesto artículo, ayudar a comprender a qué llamamos antipolítica, siendo que a menudo tropiezo con usos confusos y hasta equívocos de la susodicha. La sola definición  ya nos traslada a un escenario complejo sin embargo.

En efecto; “Periculosum est tota in definitionibus” y de allí que recurramos al diccionario de la RAE y primera sorpresa y decepción, como tal, antipolítica no aparece en el diccionario. Nos fuimos entonces al Larousse en francés y la consulta arrojó, una respuesta similar. Se trata entonces de dos palabras anti y política, por lo cual debemos comenzar por asumir la expresión como contrario a la política y nótese que no he mencionado, opuesto que pudiera ser también pero, debemos ser cuidadosos.

Nietzsche se ufanaba de ser el alemán más antipolítico y pareció referirse a una conducta contraria a la política que no dejo claro si era antípoda a la política o pretendidamente ajeno a la misma. Bertrand Russel señalo esa y otras inconsistencias de ese comportamiento del teutón, aunque también se advierten sesgos en su juicio.

A la pregunta qué es la antipolítica alguna doctrina responde, “Política opuesta a la sana política” y como dirían popularmente, “se montó la gata en la batea…” Entonces tendríamos que trabajar con el concepto de política y luego aquel de sana política. Pero, por lo pronto lo haremos sencillos con el de política, infiriendo que la sana política es la sistémica y como tal la trataremos.

Diré que la política se cumple, en el espacio común a los seres humanos, dentro de una dinámica comunicativa que supone el abordaje de asuntos de interés compartido, económicos y de variada consideración y eventualmente, la colisión de esos intereses para superar los conflictos y promover la coexistencia y la seguridad igualmente. Y agregaré que, la política es propia de un marco societario, normado e institucionalizado.

La presentación que antecede redescubre el mentado bien común al que le da empero, posibles perspectivas de desarrollo pero, ofreciendo el entorno complejo societario, hasta donde es posible, certeza y sostenibilidad.

Pero, la marcha de esas acciones y los actores que en ella protagonizan, la representación con sus disfunciones, la tensión que generan las pasiones concurrentes alrededor del poder y el impajaritable egoísmo con sus diversas formas de individualismo, entre otros elementos, suscitan adhesión o críticas.

Los cuestionamientos e incluso los denuestos a su vez, pueden hacerse dentro del sistema político y eso sería lo regular pero, también originan una fuerza centrifuga que a su vez generará, una suerte de paralelismo como tendencia y dentro del consecuente, aparecerán corrientes tales como, la anti política y se habla también de la contra democracia.

Cuando la política no ofrece oportunidad de participación trascendente o, no resuelve, porque no articula respuestas a las demandas o, desconoce los espacios, reduciendo o despojando de significación aspectos caros al provecho de la comunidad o a sectores dentro de ella, excluyendo o segregando y peor aún, prescindiendo de la deliberación o, tergiversándola, entonces, sobreviene un giro anómico y en el mismo obra el germen de supresión de la confianza y la credibilidad.

La corrupción está en ese teatro presente a menudo y, juega un rol de paulatina intoxicación, irritación y dislocación para constituirse en un antivalor que además, enrarece moralmente el contexto ciudadano y solivianta su espíritu hasta separarlo o desconectarlo comunicacional y deontológicamente.

Ese proceso puede no obstante, advertirse y atenderse. En ocasiones hemos visto que el liderazgo corrige el rumbo y así, responde a las demandas y las correas de transmisión entre destinatarios y depositarios del poder llevan las inconformidades como insumos que se metabolizan y legitiman, promueven las enmiendas, revisiones, y reformas racionales y hasta sentimentales para el cuerpo civil y político.

No debe confundirse la disensión, insisto, la crítica, el desacuerdo, reacciones y actitudes que pueden llegar a ser estridentes y eventualmente acompañarse de recios forcejeos con la anti política. Los indignados españoles o los chalecos amarillo franceses estuvieron a medio paso entre una u otra situación pero, no son iguales a los recientes grupos tales como esa suerte de ideología LGBT o el Black Lives Matter  por invitar entre muchos posibles a esos dos movimientos tan ruidosos que a mi juicio, uno es antipolítico pero el otro no lo sería o no de la misma manera pero tomaría mucha tinta discurrirlo ahora y no lo aconseja un artículo de prensa ya cuasi concluso

La antipolítica como política, vale decir, como medidas, operaciones, procederes, racionalizaciones, elaboraciones tiene otra interpretación u otra esencia y por eso no es la apolítica que consiste en la auto marginación consciente o inconsciente del homo que niega o discute o minimiza su condición gregaria y/o su ciudadanía. El idiota griego es acá paradigmático.

Pudo comenzarse la antipolítica como los polacos, húngaros y checos lo indicaron, llamando así, a la creación de un mecanismo de acción y concertación comunitaria para responder a una estructuración despolitizante por mediatizada como la que imponían los soviéticos y los partidos comunistas de Europa del este con un dialogo mono lógico del partido oficialista. El concepto evolucionó en otra dirección.

La antipolítica hoy la emprende contra la política como pluralidad funcional y la hace blanco nihilista y rabioso de su anomia, desapego, amargura, frustración, recelo, aprensión y así las cosas, hará una irresoluta e itinerante aporía de su naturaleza he impregnará de convicción toda sospecha y derivará en definitiva antinomia.

El ciudadano antipolítico ya juzgó y ya decidió, no hacer ni creer ni proponer nada es la mitad de su consigna, pero dinamitará en su legitimidad, en su legalidad cualquier idea, programa, elaboración del Estado o dentro del mismo, de individualidades y partidos y en suma, hará de francotirador escéptico y a ratos cínico.

Lo que sería la sana política es el sistema y allí estriba la diferencia entre los segmentos opositores o disidentes y aquellos que llamamos anti políticos que a menudo pesan en la formación de la opinión ciudadana, más de lo que imaginamos.

nchittylaroche@hotmail.com – @nchittylaroche

  

Compartir