Diasmina Ortíz de Amundarian una gran dama irreverente con causa ganada

Compartir
Rodolfo Varela
    Su partida inesperada y sorpresiva, nos sumió en la perplejidad y la tristeza, pero al mismo tiempo, la semilla de amor que sembró en nuestros corazones, germinó en florecidas sonrisas.
Diasmina fue una extraordinaria mujer de nobles sentimientos, pero de férrea voluntad y determinación para sobreponerse a los prejuicios sociales, e imponer su irreverente manejo de la libertad. Fué una neta y original creadora, que revolucionó el estamento social cumanés, adelantándose a la tendencia del arte corporal, hizo de su figura el perfecto maniquí, para exhibir con prestancia y elegancia sus diseños de alta costura.
Su grácil rostro fue la humana paleta donde dibujó con los colores tropicales de su amada Cumaná, el gentilicio de la primogénita del continente, personificando la expresión de gentileza que presentó al mundo, como cédula de identidad de genuina y popular personalidad. Desfiló por la pasarela del mundo exhibiendo portentosa sus dotes de genial diseñadora, de sus propios trajes de exclusivo e irrepetible diseño.
Irreverente sí, pero sabia y fabulosa y recia y cuerda y exuberante, con una sorprendente coherencia intelectual, que la hizo penetrar todos los círculos sociales que como pez en el agua frecuentó. Erudita mujer conocedora del pasado histórico de la Cumaná que la vió nacer.
Poseedora de una portentosa memoria, donde con coreográfica precisión de fechas, personajes y lugares, danzaba el elocuente y agradable lenguaje, que surgía de sus siempre sonrientes labios.
Visionaria que elaboraba y esbozaba con fervoroso entusiasmo, los planes de desarrollo de su Cumaná posible.
Su elegancia de gran dama, que con prestancia y dignidad en la primera fila de los grandes acontecimientos, ya sociales, ya políticos, ya deportivos, ya culturales, lucia su prodigiosa indumentaria, haciéndose presente su fina feminidad, que expresaba su gozo y deleite al final de cada espectáculo, no aplaudiendo convencionalmente, sino moviendo solamente pocos dedos de sus manos, como en un aletear de mariposas.
Fue una mujer que nació predestinada a ser estelar.
Como toda una estrella fue la artista pregonera oficial del Sucrentino de Danza 2014, en el pregón de clausura, visiblemente emocionada concluyó:
! Tenemos Sucrentino para rato ¡
Rodolfo Varela.
Cumaná, sábado 25 de julio de 2015.
Fotografía de RAFAEL MARQUEZ

  
Compartir

Sobre el Autor

Luis Antonio Carvajal Chacón
Licenciado en Comunicación Social Universidad Cecilio Acosta del Zulia Locutor y Moderador de Radio y Televisión en el Estado Sucre CNP: 21.184