Habló la viróloga que escapó de China: “Sé cómo ocultaron el coronavirus”

Compartir

 

Li-Meng Yan, quien huyó a Estados Unidos por las amenazas, afirma que en diciembre ya se conocía la enorme capacidad de contagio del Covid-19.

Horas antes de tomar un vuelo de Cathay Pacific el 28 de abril a los Estados Unidos, la respetada doctora Li-Meng Yan, que se especializó en virología e inmunología en la Escuela de Salud Pública de Hong Kong​, había planeado su fuga y soltó la sopa.

Tenía su pasaporte y estaba a punto de dejar atrás a todos sus seres queridos. Si la atrapaban, sabía que podría ser encarcelada o, lo que es peor, “desaparecerla”.

 

Yan le dijo a Fox News en una entrevista exclusiva que cree que el gobierno chino sabía sobre el nuevo coronavirus mucho antes de darlo a conocer. Ella dice que sus supervisores, reconocidos como algunos de los mejores expertos en el campo, también ignoraron la investigación que ella estaba haciendo al inicio de la pandemia ​que cree que podría haber salvado muchísimas vidas.

Li-Meng Yan escapó el 28 de abril a Estados Unidos. Desde allí hizo una denuncia terrible sobre el coronavirus.

Dice que tenían la obligación de decirle al mundo lo que estaba ocurriendo y no lo hicieron, dado el estatus del laboratorio como referencia de la Organización Mundial de la Salud ​especializado en virus de la influenza y pandemias.

 

Li-Meng Yan trabajaba en Hong Kong, pero debió huir.

Yan, ahora escondida en algún lugar de Estados Unidos, afirma que el gobierno en el país donde nació está tratando de destruir su reputación y acusa al gobierno chino de armar ataque contra ella en las redes sociales con la esperanza de mantenerla callada.

 

Yan cree que su vida está en peligro. Teme no poder volver a su casa y vive con la dura verdad de que probablemente nunca volverá a ver a sus amigos o familiares allí en China. Aún así, dice ella, el riesgo vale la pena. “La razón por la que vine a los Estados Unidos es porque entrego el mensaje de la verdad del Covid-19”, le dijo a Fox News desde un lugar no revelado. 

 

Agregó que si intentaba contar su historia en China, iba a ser “desaparecida y asesinada”. La historia de Yan deja una afirmación extraordinaria sobre encubrimientos en los niveles más altos del gobierno y aparentemente expone la compulsión obsesiva del presidente Xi Jinping y su Partido Comunista por controlar la narrativa del coronavirus: lo que China sabía, cuándo lo sabía y qué información editada vendía al resto del mundo.

La pandemia se originó en Wuhan, China. Y de allí se expandió al mundo. Foto: AFP.

Los problemas de la viróloga comenzaron cuando advirtió al gobierno de la letalidad y peligrosidad del coronavirus, muchos antes de que China reconociera el problema. “Sé cómo lo ocultaron”. Ahí fue silenciada y presionada por el régimen.

De hecho asegura que el 31 de diciembre un compañero le advirtió que el virus se propagaba persona a persona, fecha mucho antes de la que China y la OMS asumieron esta realidad. El 9 de enero de 2020, la OMS emitió una declaración donde negaba este tipo de transmisión.

Según Yan, toda la información que apuntaba a que se trataba de un virus de alta peligrosidad está en conocimiento no solo del gobierno chino, sino que también de la OMS, mucho antes de que se dieran las alertas internacionales.

Las acusaciones de Li-Meng Yan provocaron que la Universidad de Hong Kong, donde trabajaba, la haya eliminado su página de internet y haya publicado un comunicado en el que informaba de que ya no era miembro del centro. Pese a todo esto, la científica aseguró que seguirá informando sobre los resultados de su investigación, que probarían según ella que China no dijo toda la verdad sobre el Covid-19.

China muestra por primera vez el misterioso laboratorio P4, donde denuncian que se originó el coronavirus

 

 

 

 

  

Compartir

Sobre el Autor

Luis Antonio Carvajal Chacón
Licenciado en Comunicación Social Universidad Cecilio Acosta del Zulia Locutor y Moderador de Radio y Televisión en el Estado Sucre CNP: 21.184