Dice familiar de Vasco Da costa: “Maduro  somete a mi hermano a un secuestro a pesar de estar enfermo por las torturas del  régimen”

Compartir

Da Costa, preso político desde 2014 y liberado en 2017

Vasco Da Costa es un ciudadano politólogo adverso al Gobierno, quien fue privado de su libertad el día 26 de julio de 2014, 5 meses después de que el líder del partido Voluntad Popular (VP), Leopoldo López, llamara a los venezolanos a protestar contra el presidente Nicolás Maduro en febrero.

Ver imagen en Twitter

Da Costa fue detenido el 24 de julio por funcionarios del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) en El Paraíso, Caracas, por estar presuntamente involucrado en actos “terroristas”.

 

El politólogo fue liberado el 6 de octubre 2017 presuntamente por estar delicado de salud, ya que permaneció durante 3 años y medio en la cárcel de El Rodeo II por motivo de las manifestaciones estudiantiles y antigubernamentales de ese año en varios estados del país, y el también pensador político fue acusado por parte de los órganos de seguridad estatales.

Este católico tradicionalista, siempre ha sido muy radical por la redes sociales tanto con el gobierno del presidente fallecido, Hugo Chávez, como la gestión del actual mandatario, Nicolás Maduro, así lo da a conocer a través de su cuenta en Twitter @VascoDaCosta

 

La reciedumbre de Vasco Da Costa ha significado un desafió para el régimen de Maduro, quien de Chávez hasta ahora le registrado un sistemático seguimiento a este dirigente de derecha, quien se lo ocurrió hacerle el primer homenaje a Oscar Pérez después de su asesinato en el mismo cementerio.

Hoy Da Costa está recluido en el hospital militar de Caracas, con serias lesiones, como resultado del maltrato, de las torturas al cual  ha sido sometido por la dictadura chavista, Dice su hermana, quien en su peregrinar, para visitarlo, que tiene más de dos meses que no sabe de Vasco; y todo es burla y vejámenes por parte de un régimen que no respeta los derechos humanos de los presos políticos en Venezuela.

  

Compartir