No sé cómo me contagié» la historia de un venezolano que superó el COVID-19 en Italia

Compartir

marzo 21, 2020 en Coronavirus, Internacionales

Félix Moronta tiene 54 años de edad, es ítalo-venezolano, vive en Milán y contrajo el COVID-19, pese a que aseguró haber tomado medidas para evitar la enfermedad.

«No tengo idea de cómo me pude haber contagiado»

Mediante una conversación con la Revista Persea, el venezolano de ascendencia italiana contó el dramático testimonio de lo que tuvo que vivir.

El ciudadano afirmó que antes de que se hicieran públicos los casos de COVID-19 en Italia, había comenzado a tomar las previsiones para evitar el contagio. Entre las medidas que tomó, mencionó, se encuentra evitar hacer uso del transporte público y ascensores.

«No usé mascarilla, pero sí bufanda y guantes. Aún no me explico cómo me contagié», insistió.

En su caso, comenzó con un ligero carraspeo en la garganta, por lo que pensó que era consecuencia de exponerse al clima frío y del viento. Unos días después, empezó con tos seca, que se fue volviendo más continua y profunda, llegando incluso a despertarlo durante la noche.

Vea también: FOTOS | Bloqueadas entradas y salidas de San Antonio de los Altos

No fue hasta que notó el cambio en su lengua que entendió que estaba contagiado por coronavirus. La pandemia, declarada así por la Organización Mundial de la Salud, ha ocasionado hasta el momento 4.825 desde que apareció por primera vez en el país, hace más de un mes.

«La lengua estaba cubierta en su totalidad por una capa espesa de saburra, de color verde/amarillento. Sentía mucha resequedad en las mucosas superiores (fosas nasales, boca, garganta), por lo que sentía mucha sed. Afortunadamente me hidraté con bastante agua y frutas. Durante ese período tuve inapetencia; aproveché para evitar el consumo de harinas, lácteos y azúcares, sobre todo en alimentos procesados», relató.

Durante tres días, indicó, presentó fiebre en torno a los 40 grados centígrados, por lo que considera que queda desmontada «la falsa idea de que el calor mata al coronavirus».

«La tos era constante, las 24 horas. Luego comencé a expectorar la flema, en mi vida había escupido tal cantidad, obviamente no tengo un marco de referencia, pero bien calculo pudo haber sido de entre 250 ml a medio litro en total, tomando en cuenta que casi cada cuarto de hora durante 48 horas aproximadamente tenía un nuevo ataque de tos con su consecuente expulsión de flemas», mencionó.

  

Compartir

Sobre el Autor

Luis Antonio Carvajal Chacón
Licenciado en Comunicación Social Universidad Cecilio Acosta del Zulia Locutor y Moderador de Radio y Televisión en el Estado Sucre CNP: 21.184