Aníbal Sánchez: Crisis en la AN se suma a la omisión legislativa en lo electoral

Compartir

Después de declarado el supuesto desacato de la Asamblea Nacional, habían sido infructíferas la diligencias para recuperar de forma plena las competencias legislativas « aunque TSJ indicará un camino restituyendo la directiva del 2016 y posterior desincorporación de los Diputados de Amazonas » fue en el último trimestre del año 2019 con retorno de la bancada oficialista al parlamento “cuando se empiezan a crear rutas que hicieran posible un consenso para nombrar un CNE” explica el Analista y Consultor Electoral Aníbal Sánchez Ismayel en su tradicional columna semanal.-

¿Qué sucedió? El proceso legislativo dio inicio con la instalación de la Comisión Preliminar de 11 Diputados de distintas corrientes políticas, incluidos los del PSUV, estos serían parte del Comité de Postulaciones Electorales, el cual debería ser completado con 10 representes de los sectores civiles, pero en respeto a los artículos 20 al 22 de la Ley del Poder Electoral “… su aprobación sería en plenaria con el voto afirmativo de las dos terceros partes..” lo que indudablemente ameritaba un ejercicio de entendimiento, entre fracciones, « ahí quedó pausado este procedimiento en el mes de Diciembre ».-

Indudablemente los hechos del 5 de enero del 2020 cuando se instaba el último periodo legislativo de la actual Asamblea Nacional (AN) « conflicto con el nombramiento de la nueva Junta Directiva, traba el juego político necesario para la construcción de consensos, dificultando aún más la solución electoral a la crisis » situación está que era fácilmente predecible, al analizar cómo por distintos mecanismos de persecución física y judicial se venía limitando el actuar de los Diputados Opositores, al punto de que existieran denuncias de actos de coerción y coacción.-

En estas circunstancias, se espera un aumento también a nivel de la presión internacional y sanciones sobre el Gobierno de Maduro, pero el mismo secretario de Estado de los EEUU, se pronunció en favor de un escenario de negociación «Venezuela se enfrenta a una encrucijada en la que una transición negociada a la democracia es la vía más eficaz y sostenible hacia la paz y la prosperidad; solo se puede abrir una salida a la crisis mediante un gobierno de transición que organice unas elecciones libres y justas. »

El hecho de que un órgano de seguridad impidiera la entrada de Diputados a la elección de la nueva directiva de la AN es un hecho político y jurídico que acrecienta la conflictividad que se vive en él pais “no es tan simple como se trata de vender desde el Oficialismo con el mensaje de que es una discrepancia dentro de la ‘Derecha’ refiriéndose a la oposición” –

La Asamblea Nacional es la institución llamada a ser el equilibrio y control de los otros poderes ‘No en viceversa’ aunque desde el Tribunal Máximo se realicen investigaciones a sus integrantes, esto no prospera en un estado de completo derecho sin su propia aprobación “de ahí surge la figura del allanamiento de la inmunidad”.

En la actualidad existe el riego de que el Ejecutivo pase a controlar el Legislativo hecho que siempre ha estado en los planes de un gobierno con las características de ser Autoritario, el cual tiene bajo su control el Poder Ciudadano, el Poder Judicial y el Electoral; y para el 2020 tiene un plan “desde la infiltración hasta el zarpazo electoral” como lo define Sanchez «con lo que se haría de una mayoría de Diputados y del control del Poder Legislativo ». Por el momento se espera el pronunciamiento del TSJ ratificando directiva de Parra o corroborando los Quórum de Instalaciones.-

De ahí que: ¿Nombrar un nuevo CNE? Que trasmita confianza y logre cierto reconocimiento nacional e internacional, pasa a ser un tema prioritario y de alta importancia en un año electoral. “En el camino marcado por la oposición y que comparte los aliados de los EEUU esto pasa por rescatar la institucionalidad de la Asamblea Nacional y del Tribunal Supremo”. Institución está que en otro escenario podría ser la culminará el nombramiento del Nuevo CNE “ante la omisión legislativa, producto de ser imposible construir el consenso necesario para que candidatos obtengan los 2/3 de los votos”.

Son muchos los aspectos a considerar al momento de nombrar un nuevo CNE, iniciando por el número de rectores a escoger, deberían ser los 15 rectores entre principales y suplentes “aunque se pueda optar por el mecanismo de que las opciones proponentes salven o ratifiquen algunos nombres” sin obviar el aspecto de equilibrio (4;4) de que son 8 los reactores con responsabilidades que quedan incorporados “no solo los 5 principales” pues los tres primeros suplentes (rectores provenientes de la sociedad civil) forman parte de los órganos funcionales: Junta Nacional, Comisión de Registro y la de Participación o Financiamiento.-

Sin obviar que aspectos de las Garantías y Condiciones que permitan aumentar el nivel de competitividad en el Sistema Electoral Venezolano, deben ser diseñadas y construidas, lo que amerita un trabajo Legislativo “como es el caso de modificar la ley de Procesos Electorales, para facilitar el voto en el exterior o incluir los aspectos que permitan la representación proporcional”. Pero dado el estado de urgencia, aspectos como la accesibilidad a los Medios de Comunicación, la garantía de Participación de los Actores y Partidos, la Regulación del Plan República entre otros se podrían manejar con resoluciones desde el ente electoral, encontrándose éstos en la constitución.-

Esto ocurre mientras el pueblo sufre la peor crisis socio económica, que nos ha llevado a un estado de una emergencia humanitaria compleja. Donde muy lejos de los que piensan algunos actores solo es posible con el diálogo, consenso y negociación política, en el marco de las leyes y en una atmósfera de paz.

@AnibalSanchez

Loading…

El pizarrón de Fran

  

Compartir