Áñez, tras no ser invitada a la asunción de Fernández: “No tengo ninguna afinidad con gente que no respeta la democracia”

Compartir

Caracas, 08 de diciembre de 2019. Jeanine Áñez, presidente interina de Bolivia, expresó duras palabras contra Cristina Kirchner, vicepresidente electa de Argentina, luego de no haber sido invitada a la ceremonia de cambio de mando para el inicio del gobierno de Alberto Fernández.

“Ellos tienen una afinidad ideológica que yo no comparto. Cristina Kirchner es de la misma ideología de Evo Morales y nos han demostrado de manera sobreabundante que ellos desprecian la democracia, entonces yo no tengo ninguna afinidad con gente que no respeta la democracia, que coarta las libertades”, afirmó la gobernante, en entrevista con el periódico boliviano Página Siete.

Ni siquiera me hubiera sentido cómoda (yendo), en realidad no tengo ni afecto ni desafecto, me resulta muy indiferente”, añadió Áñez. Días atrás, en entrevista con Infobae, había expresado sus diferencias con el peronismo, pero presionaba por una invitación para la ceremonia que se realizará el próximo martes en Buenos Aires: «Tenemos mucha relación con Argentina. Son nuestros clientes en la compra de gas, como lo es Brasil. Los negocios deben estar al margen de la ideología política. Ambos países nos necesitamos”.

Fernández y Kirchner iniciarán su gobierno el próximo martes (Reuters)

La mandataria, que asumió el poder tras la renuncia de Evo Morales y otros altos mandos en la línea sucesoria, también se refirió al gobierno mexicano, que hizo las gestiones para acoger a Morales. “Lo que ha hecho (el presidente Andrés Manuel) López Obrador con Bolivia no fue precisamente en el marco del respeto a los tratados internacionales, primero, porque le dio una libertad para que él haga política desde México y que incite a la violencia. Pero creo que el tema le ha salido adverso al señor López Obrador porque la gente se ha sentido indignada, han hecho ya manifestaciones porque Evo Morales no fue precisamente respetuoso”.

En la entrevista, descartó que esté considerando ser candidata en las elecciones convocadas, ya que afirmó que sigue abocada a su principal objetivo: “Salir de una opresión de muchos años, pacificar y unir a todos los bolivianos, porque estamos cansados de que nos incentiven al odio”.

Además, relató lo que consideró el episodio más difícil desde que asumió el cargo, relacionado al día en que murieron ocho personas y más de 100 quedaron heridas durante enfrentamientos en Cochabamba. Entre lágrimas, contó: “Esa noche, cuando me dicen que hay ocho personas caídas, ahí yo entonces tuve que reclamarle al Señor y tuve que arrodillarme donde me tocó y decirle: ‘yo no te lo pedí, me pusiste, ahora me tenés que sacar de esto porque no es lo que yo quiero para mi pueblo y decime si es que yo estoy haciendo las cosas mal y yo me voy, pero esto no puede seguir sucediendo’. Ahí yo estuve deshecha”.

La violencia desatada por las protestas tras la salida de Morales y por la proclamación de la actual presidenta interina, Jeanine Áñez, provocó la muerte de 29 personas, según datos oficiales. No obstante, organismos independientes elevan esa cifra a 34, coincidente con los registros de la prensa local.

Información de Infobae

Lea también en Punto de Corte:

Suscríbase a nuestro canal de Telegram y YouTube
Estamos también en TwitterFacebook Instagram

Punto de Corte

  

Compartir